0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Desde la dictadura instalada en el ´55, todos los gobiernos han contribuido a la destrucción del sistema ferroviario. Frondizi con el plan Larkin, pretendió adecuarlo a las exigencias del FMI y las multinacionales yanquis. DESCARGA AQUÍ EL VOLANTE

La heroica resistencia de los ferroviarios en la huelga del ´61 que a pesar de la brutal represión instrumentada con el plan conintes, freno parcialmente las intenciones del gobierno frondizista.

La dictadura militar del ´76 cerro ramales y talleres fabricando un fabuloso y fraudulento déficit en ferrocarriles argentinos; como con todas las empresas estatales, haciéndole tomar créditos en el exterior o saliendo de garantes de los grupos empresarios parásitos como Macri, que embolsaron esos créditos y dejaron la estafa de la deuda externa a todos los trabajadores argentinos. Para esto, los militares hicieron desaparecer a más de 100 obreros ferroviarios, impulsores de medidas de rechazo al desmantelamiento en pleno proceso militar.

El gobierno de Alfonsín profundizo la situación caótica, provocando el desfinanciamiento de los ferrocarriles y preparando el desguace con el plan de su ministro Terragno. Por este camino alfombrado llegó Menem, quien dio el gran golpe en los 90, cuando concesiono los ferrocarriles levantando 25000 km de vías y dejando en la calle a 90000 ferroviarios en complicidad de la burocracia de los gremios ferroviarios que traicionaron y hundieron las huelgas de los trabajadores en el 91 y 92 dejando en el olvido a cientos de pueblos a lo largo y ancho del país.

El Kirchnerismo legalizo el gran negocio del subsidio que embolsaban los privados sin invertir ni un peso en las líneas. Política que exploto con los 52 muertos y 800 heridos en la masacre de Once. Hoy Macri saca el decreto antiferroviario 652/2017 habilitando al ministro Guillermo Dietrich a clausurar y levantar ramales e infraestructura.

Con este decreto, el gobierno de Macri intenta terminar de destruir los ferrocarriles con el fin de llevar a cabo el “GRAN NEGOCIO INMOBILIARIO”. Por ejemplo: se encuentra en venta los terrenos ferroviarios de Bahía Blanca y Mendoza. Mientras tanto, en el taller de Liniers-Luro quieren rematar la chatarra, con el objetivo de vaciar el predio ferroviario, para su venta. También, en Gral. Rodríguez tienen planes de instalar un polo gastronómico en todo el predio. Y en Campana, está en venta ¡La estación!

Sin olvidar que hace más de un año la línea Ferrobaires, como parte del desguace ferroviario, no presta servicio y ahora con este decreto sus más de 1.000 trabajadores ven peli­grar su fuente de trabajo. En la provincia del Chaco, se encuentran sin servicio de trenes desde hace meses, y en Santa Fe cerraron los talleres Rioro en Pérez. A todo esto, como en los 90´ una vez más, los gremios ferroviarios son cómplices, justificando al gobierno diciendo: “que no habrá cierre de ramales activos y que esto tiene que ver con la urbanización de terrenos por donde alguna vez pasó el ferrocarril”

Por todo esto, rechazamos y repudiamos esta vergonzosa reso­lución y en unidad con todos aquellos que estén por la defensa y recuperación del ferrocarril la vamos a enfrentar. Este decreto es lo opuesto a lo que en realidad se necesita y como hace años planteamos los trabajadores ferroviarios de la Bordó: “La reestatizacion de todo el sistema ferroviario bajo control de los trabajadores y usuarios para garantizar el transporte de millones de personas y las distintas produc­ciones regionales en forma segura y barata”. Entendiendo que el único camino para la reactivación de todo el sistema ferroviario y para terminar con los corruptos y los negociados, es la movilización. Luchando por otro mo­delo sindical: democrático, combativo, el de base, y de lucha. Prensa Bordó