0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Trabajadores acusan al gremio de "lavarse las manos" ante la pérdida de puestos de trabajo.

Trabajadores de la empresa Ferrobaires denunciaron a la Unión Ferroviaria, el gremio que los representa, de "lavarse las manos" ante la posible pérdida de 1.500 puesto de trabajo y se preguntaron si el objetivo de las autoridades no es tensar al máximo "la desesperación de la gente para que haya otro Mariano Ferreyra".

La Unión Ferroviaria que conduce Jorge Sasia, es uno de sindicatos que rechazaron la convocatoria a marchar el día 22 de febrero y se manifestaron a tono con las palabras del triunviro de la CGT Héctor Daer, quien afirmó que no existían motivos para movilizarse contra el Gobierno de Mauricio Macri.

El viernes pasado lo empleados de Ferrobaires habían pedido la realización "urgente" de una asamblea en la seccional Gran Buenos Aires Sud, pero las autoridades locales no solo negaron la convocatoria, sino que dieron orden de cerrar las puertas del sindicato e impedir el paso, incluso de los afiliados.

"Sentimos bronca e impotencia.  El gremio se está lavando las manos con los propios compañeros, no nos está apoyando", relató un trabajador en diálogo con NOVA, y agregó que mientras tanto la empresa avanza con acuerdos irrisorios con los despedidos.

La "salida acordada", fue la propuesta de la empresa estatal para los empleados que cesarán sus actividades el próximo 15 de marzo.  Según este folleto que fue entregado en mano en cada una de las sedes de Ferrobaires, se ofrece una indemnización equivalente a un sueldo por año trabajado, más un 20 por ciento adicional y la continuidad de IOMA por 24 meses.

Para los trabajadores contratados, que son los primeros a los que les está llegando el telegrama de despido, las cifras ofrecidas oscilan entre 120 y 150 mil pesos, y llegan apenas a 210 mil pesos para el caso de algunos empleados de planta que ya fueron despedidos y tuvieron reuniones informativas en la dirección de recursos humanos.

Por eso, el personal con mayor antigüedad calificó la medida como "muy similar a la intervención de los ‘90 con los ferrocarriles, aunque en aquel momento los gremios actuaban para convencerte de que era mejor aceptar la indemnización voluntaria porque si no después venía el retiro compulsivo y no te daban nada, y ahora no tenemos ni siquiera eso".

Con telegramas que van llegando con cuentagotas y al azar, y sin reacción por parte del sindicato, los trabajadores comenzaron a organizarse en asambleas que cuentan con el apoyo de los sectores más combativos de la Unión Ferroviaria y a la espera de que se garantice la continuidad de los puestos de trabajo.

"Yo no voy a aceptar nada, que me manden el telegrama y me indemnicen con lo que corresponde", remarcó un trabajador con más de 30 años de experiencia, que formó parte de Ferrocarriles Argentinos y luego pasó a Ferrobaires.

En ese marco, para este miércoles a las 14 horas se realizó una manifestación en el Hall central de la Estación Plaza Constitución, de la que participaron empleados de Ferrobaires y de otras líneas para rechazar los despidos y exigir precisiones sobre las políticas ferroviarias del Gobierno.

Bordó Nacional