0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Los vecinos piden que reabran el ingreso por la calle Palpa, cerrado desde hace un año.

Antes de que la construcción de los viaductos en altura para las líneas San Martín y Mitre, en su ramal Tigre, se convirtieran en las estrellas de la nueva infraestructura para los trenes metropolitanos, la mayoría de las líneas ya habían gozado de un conjunto de mejoras que abarcaron desde el recambio de vías y señalética hasta la renovación, en muchos casos integral, de las estaciones.

Estos trabajos sufrieron un parate con el cambio del Gobierno nacional en 2015, pero al tiempo fueron retomados y, en teoría, concluidos. Sin embargo, en la práctica no todas las paradas intermedias funcionan con sus instalaciones al 100%.

Es el caso de Colegiales, que forma parte del tendido de la Línea Mitre, en sus ramales Mitre y Suárez, y que desde su reapertura en agosto de 2016 cuenta con un único acceso a los andenes. Así, todo el flujo de pasajeros que llega desde el lado oeste, lindero con la calle Crámer, se ve obligado a bordear el andén hasta el túnel de Federico Lacroze.

Entonces, si su destino es Retiro, tendrá que optar por cruzar las vías por debajo, a través del bajo a nivel peatonal, o bien ingresar al andén mano a Belgrano, caminar hasta la mitad y cruzar por el puente que se alza sobre el tendido. De una u otra forma, tiene que caminar al menos cinco cuadras más.

"Lamentable, pero es así. Los que venimos de este lado (calle Crámer) y que podríamos entrar a la altura de Palpa, tenemos que agregarle todo este trayecto hasta el túnel para llegar al andén. Es caminar sobre nuestros pasos, y una pérdida de tiempo importante", se lamenta Lucía, que todas las mañanas encara su peregrinaje desde Conesa y Virrey Olaguer y Feliú. A esta altura, ya no sabe si le queda más cerca tomarlo en la estación anterior (Belgrano R).

Para complicar todavía más el tránsito cotidiano, también se cerró de manera definitiva el acceso histórico del medio de la estación, a la altura de Teodoro García.

En las horas pico el problema se acrecienta, ya que al grueso de los trabajadores que se dirigen hacia Retiro, se suman muchos niños y adolescentes camino al colegio. Entonces, el cuello de botella en la estrecha pasarela del túnel es importante, ya que allí confluyen bicicletas, cochecitos de bebé y peatones. Sin contar las personas con movilidad reducida, para las que el trastorno es aún mayor.

Con molinetes instalados y todo, en el extremo norte del andén mano a Florida hay un acceso cerrado. Está a la altura de la calle Palpa, y en este contexto se presenta como la solución para la mitad de los pasajeros que suben y bajan en Colegiales. Pero tiene la cortina baja, y está tan detenido como el resto de los trabajos que aún esperan ser terminados.

Ante la falta de movimiento, el paso de los meses y la molestia en aumento de los que se ven afectados por la falta de opciones, la semana pasada se creó una petición en la plataforma Change.org, pidiendo la apertura del ingreso de Palpa y Crámer.

"Hace meses esperamos la apertura del ingreso a la estación a la altura de la calle Palpa. Tenemos varios colegios en la zona, algunos con niños con dificultades motoras que deben hacer varias cuadras de más para poder subir al andén", es el encabezado del petitorio que ya sumó más de 200 adhesiones.

"Sé que hay gente que evita pasar por esa esquina por las personas que se juntan ahí, que se ponen a tomar, hacen pis ahí y a veces se pelean entre ellos. Además ese sector lo dejaron sin terminar, entonces si se cae alguien por ahí lo pisa el tren, porque no hay contención", plantea Luisa, una de las propulsoras del reclamo. Y da cuenta de que esta situación favorece a una inseguridad, ya de por sí en aumento en la zona.

"Ya no solo no podés entrar por ahí y tenés que caminar unos 700 metros extra, sino que encima el túnel tiene las cámaras tapadas con aerosol y eso hace que a los vecinos le roben y nadie lo vea. Le pasó a un señor mayor y es una de las cosas que me motivó a armar el pedido", cuenta la vecina.

Desde Trenes Argentinos Infraestructura (Adifse) reconocen que en la estación Colegiales hay arreglos e instalaciones por concluir, y explican que esta obra, como muchas de su tipo, estaba dividida en tres contratos, por lo que no todo se finalizó al mismo tiempo.

“La habilitación del acceso de la calle Palpa se dará antes del 8 de diciembre, posibilitando el acceso por dos sectores. Lo que resta es conectar los molinetes ya instalados para permitir el ingreso con tarjeta SUBE", detallaron, al tiempo que dieron precisiones sobre el resto de los pendientes.

"En paralelo se trabaja con personal de los contratistas que todavía tienen que terminar la instalación de nuevas boleterías en ambos andenes de la “punta Retiro", donde irán lasde tipo modular que ya están en fabricación”, explican. Por Verónica Frittaoni

Bordó Nacional