0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El ajuste que se vive en el país, con despidos, suspensiones y techos salariales, está atacando las condiciones de vida de todos los trabajadores y precarizando su situación laboral. El ferrocarril no es la excepción.

El Cuerpo de Delegados del Sarmiento lleva largo tiempo denunciando el achique y el intento de los distintos gobiernos de turno de desmantelar el sistema ferroviario. Macri vino a profundizar esta política, por eso, al asumir, dijeron que de cada 3 ferroviarios sobraban 2. Ejemplo de esto es el intento que están llevando adelante de liquidar Ferrobaires o los despidos que empiezan a aparecer en otras líneas.

En el Sarmiento tienen un problema para avanzar con el ajuste: nuestra Seccional Oeste está siempre dispuesta a pelear por los derechos de los trabajadores y por el ferrocarril y lo saben. Por eso el año pasado rechazamos el convenio trucho que dejaba abierta la posibilidad de despidos, en banderilleros volteamos el protocolo y nunca dejamos de denunciar los hechos de corrupción y el robo del patrimonio ferroviario acá y en todo el país. En nuestro sector, el ajuste nos llega bajo la forma del achique.

El hecho de que se hayan cerrado los ingresos, además de dejar a muchísima gente que lo necesita sin la posibilidad de entrar a trabajar, nos repercute directamente a nosotros. Es visible para todos los compañeros banderilleros/as que en las barreras grandes donde antes éramos 3, ahora somos 2. Incluso en muchas barreras desde hace tiempo cuando falta un compañero trabajamos solos. Esta situación es muy problemática para nosotros porque significa una recarga de trabajo constante. Trabajar solo en una barrera significa, a veces, no poder ir al baño, no poder comer ni descansar un segundo.

Ni hablar cuando la barrera funciona mal (situación también derivada del desmantelamiento ferroviario ya que el sistema de señalamiento de más de 100 años no tiene el mantenimiento adecuado). Esto nos deja muchas veces más expuestos a accidentes, situaciones violentas que se dan en la vía pública y a posibles agresiones. El ajuste también nos llega por otros lados. Los arreglos en las garitas están demorados por falta de presupuesto para los perímetros, para las conexiones de agua y cloacas, etc. A menudo nos quedamos sin bidones de agua o sin la limpieza de los baños químicos porque la empresa no les paga a quienes brindan esos servicios.

La lucha por nuestras condiciones de trabajo de todos los días es parte necesaria de la lucha más general contra el ajuste en el ferrocarril y en el país. Por eso tenemos que seguir apoyando todas las luchas que se vienen dando para pararle la mano a Macri, y como dijo Reynoso en la última asamblea, tirar abajo este plan económico contra los trabajadores.

¿QUÉ HACEMOS LOS BANDERILLEROS? Las y los banderilleros tenemos que ser parte de esta pelea. Para mejorar las condiciones de nuestro sector por seguridad e higiene tenemos que avanzar en la organización y unidad, demostrarle a la empresa que nos estamos fortaleciendo y que nos queremos hacer respetar como trabajador FERROVIARIO.

 

DELEGADOS DEL SECTOR – LINEA SARMIENTO

Lista Bordo Nacional