0
0
0
s2sdefault

User Rating: 1 / 5

Star ActiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El estadio cubierto de Lanús se llenó de miles de dirigentes y activistas del país. Fue un gran paso en la coordinación para fortalecer un polo alternativo a la burocracia sindical. 

“Unidad, amplitud y coordinación” fueron las palabras que resaltó el Pollo Sobrero y las que motivaron la convo­catoria al plenario. Con tantas luchas que la burocracia sindical deja libradas a su suerte se generó un enorme espacio vacante que empieza a ser llenado por los dirigentes antiburocráticos. El plenario nacional dio un gran paso en ese sentido. Por eso la frase más escuchada de los participantes fue: “Logramos un plenario para enfrentar el ajuste y coordinar entre los que queremos derrotarlo”.

El plenario valoró como muy posi­tivo que las luchas obreras y la bronca popular le hayan arrancado a la CGT la convocatoria al paro general del 25. Pero se señaló que tiene que ser parte de un plan de lucha nacional. Por eso se exigió un nuevo paro de 36 horas con una gran movilización a Plaza de Mayo, como lo hicimos valer en los actos y cortes del sindicalismo combativo (ver página 3).

También se consideró que los traba­jadores tenemos que levantar medidas de fondo. Por eso el plenario, además de tener el mérito de impulsar las luchas por el salario, contra los despidos o en defensa de los convenios, no se quedó solo en eso. Sino que resaltó el valor de pelear para que la crisis la paguen los capitalistas y grandes empresarios, no los trabajadores, llamando a luchar por medidas como el no pago de la deuda externa, para que esa plata vaya a salario, trabajo, salud y educación, no para la timba financiera.

El plenario le contestó a los dirigentes traidores que dicen “no se puede” para frenar las luchas con el ejemplo de las compañeras docentes de Neuquén que, con 43 días de paro y democracia sindi­cal, le torcieron el brazo al techo salarial. Fue muy importante que ATEN Capital fuera convocante y viniera con una importante delegación en varios micros al plenario para socializar esa heroica lucha que demostró que se puede ganar y que plata hay, solo hay que pelear para que vaya a salario y trabajo, no para los usureros.

Otro ejemplo de que “se puede” es la gran lucha de las mujeres por el aborto legal, algo que fue resaltado con gran­des ovaciones en todo el estadio. Lanús protagonizó un pañuelazo, fundiendo la lucha de la mujer con la del conjunto de los trabajadores contra el ajuste de Macri, el FMI y los gobernadores.

Las propuestas sobre los puntos programáticos y el plan de acción que se aprobaron al final del plenario fueron debatidos previamente en las comisiones de docentes, de estatales, de trabajadores privados y de servicios, de desocupados, de mujeres y otras. Comisiones donde se pudieron contar todas las experiencias de lucha y enriquecer las propuestas que traía unificadamente la mesa orga­nizadora. Centenares de intervenciones contaron cada reclamo que surca el país.

Se aprobó realizar una gran jornada de lucha el próximo 12 de julio con una marcha de Congreso a Plaza de Mayo junto con otras acciones.

A su vez, se ratificó la lucha por la “independencia política de los trabaja­dores”. Es decir, darle la espalda a los partidos patronales de Cambiemos, a las falsas opciones del peronismo, el kirch­nerismo y la centroizquierda, y batallar por una alternativa política al servicio de la clase obrera y el pueblo.

El plenario fue un gran espacio de coordinación nacional. Izquierda Socia­lista (que apoyó con fuerza este plenario, como otros que se dieron con anterioridad Atlanta y Platense) siempre ha batallado para que el sindicalismo combativo se una, desarrolle y coordine nacionalmente como un polo alternativo a la burocracia, buscando empalmar con todos los sectores antiburocráticos y de oposición que, más allá de las diferencias, están dispuestos a fortalecer la pelea por conformar una nueva dirección del movimiento obrero para barrer a la burocracia sindical.

Por eso fue muy importante que se haya resuelto impulsar plenarios y mesas organizativas provinciales y regionales, preparar un nuevo plenario nacional hacia fin de año, y darle continuidad a la mesa provisoria sumando a nuevos sectores que se quieran incorporar y a los que se negaron y autoexcluyeron.

El intercambio de experiencias, el debate abierto y franco, y la voluntad po­lítica que tendremos que seguir poniendo entre todos nos posibilitará avanzar ante los próximos desafíos. No partimos de cero, sino de este gran plenario sindical que logramos protagonizar el 23 en Lanús.

Rubén “Pollo” Sobrero (Secretario general, Seccional Gran Bs As Oeste Unión Ferroviaria)

Es un orgullo para los ferro­viarios del Sarmiento ser parte convocante de este gran plenario nacional del sindicalismo com­bativo. Con tantas luchadoras y luchadores, muchos de ellos in­dependientes, que vienen a con­tar sus experiencias, a debatir, a tomar resoluciones. No quiero exagerar si digo que con este plenario le estamos poniendo un granito de arena a esa nueva conducción antiburocrática que le hace falta a la clase obrera.

Para eso hacen falta nuevos dirigentes que no se vendan, que practiquen la democracia sindi­cal, que hagan solo lo que la base decida. Este nuevo sindicalismo es el que se va haciendo carne en cada lugar de trabajo. Este plenario es un nuevo ladrillo en la construcción de la coordina­ ción nacional de manera genuina.

Nos hace falta este nue­vo sindicalismo, no para autoproclamarnos la direc­ción de la clase obrera, sino para avanzar con otros sec­tores que se puedan sumar. Acordando en un programa de lucha contra las patro­nales, el gobierno y la bu­rocracia. Unidad, amplitud, coordinación genuina, son las propuestas para crecer. Solo así vamos a derrotar la traba de la burocracia sindical. Unidad para exigir que este paro del 25 sea parte de un plan de lucha mayor, que arranque con otro paro de 36 horas.

Tenemos que pelear por medi­das de fondo como el no pago de la deuda para que esa plata vaya a sa­lario y trabajo. Y eso lo vamos a imponer con la lucha y con nuestra independencia política. Contra Macri y dándole la es­palda a las falsas opciones del peronismo. Vamos a imponer nuestra salida de fondo con un gobierno de los trabajadores.

Bordó Nacional