0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

El soterramiento elevó las tierras de alrededor y su vivienda se convirtió en una laguna.

Paola vive en terrenos del ferrocarril Sarmiento y está bajo agua. Ella, Antonio, su marido, y sus siete hijos viven hace más de diez años en un vagón que quedó en la playa de maniobras. Maestras de la Escuela N° 8 de la localidad moronense de Haedo apelaron a la solidaridad de la comunidad para ayudar a una familia que, desde hace diez años, vive en un vagón de tren de la playa de maniobras del Ferrocarril Sarmiento. Es que, a raíz de las obras de soterramiento de la línea, su lugar se inunda cada vez que llueve y pierde lo poco que tiene.

Paola, su esposo Antonio y sus siete hijos viven en lo que fue un vagón de tren que, con el agregado de habitaciones de cemento, se convirtió en vivienda. La familia es de muy escasos recursos ya que Antonio es asmático y enfermo cardíaco, por lo que las empresas lo rechazan cuando se presenta a buscar empleo. Sobreviven de changas y del “cartoneo”.

"El Municipio sabe todo, pero me dice que no puede hacer nada porque esto es terreno del ferrocarril", se lamentó Paola.

Pese a sus condiciones de vida precarias, el hijo mayor, de 15 años, terminó la primaria y el resto de los hijos e hijas concurren regularmente a la escuela. Es de allí de donde la familia siempre recibe auxilio, en especial, cuando llueve y, particularmente, desde que empezó la obra del soterramiento.

Marisa, una de las maestras de la escuela local, se comunicó con el programa Entre tanta gente, de Radio Universidad, para pedir ayuda a toda la comunidad y planteó: “Paola y su familia están pasando una difícil situación que se incrementó con la obra del soterramiento, porque, cada vez que hay lluvias, se les inunda su humilde vivienda y pierden todo lo que tienen. Ahora, perdieron toda la ropa, de abrigo, de cama, de los chicos, el placard y cama”.

“Queremos conseguir material para que esto no vuelva a suceder y pueda levantar el piso para ya no inundarse. La comunidad educativa y los vecinos del barrio tratamos de evitar que lo que consiguieron lo vuelvan a perder. Pedimos cascotes, un contenedor para tirar todo lo que perdieron, chapas, ladrillo y cemento y todo lo que necesite una familia para vivir”, pidió la docente.

Según comentó Marisa en Radio Universidad, el municipio de Morón sabe de la situación de su familia, porque, con compañeras suyas, fue a informarle al director de la UGC 2 de Haedo sobre el tema. “Él se comunicó con Acción Social y recién el viernes vendrán para acercarse a la casa de Paola para ver qué pueden ofrecer”, señaló. En tanto, la precaria vivienda está filtrada de humedad desde el piso hasta las paredes.

“Lo que necesitaría sería que me colaboren con escombros para rellenar el terreno, porque mi pieza queda en una isla, ya que se llena todo de agua. Hasta ahora, las únicas que me ayudan son todas las maestras de la escuela de mis hijos, porque el Municipio sabe todo, pero me dice que no puede hacer nada porque esto es terreno del ferrocarril. La altura de la obra del soterramiento hace que el agua decante para este lado”, explicó Paola. Fuente: el1digital.com.ar

Bordó Nacional