0
0
0
s2sdefault

User Rating: 5 / 5

Star ActiveStar ActiveStar ActiveStar ActiveStar Active
 

Las trabajadoras Ferroviarias del Sarmiento fueron entrevistadas y contaron de su lucha contra la discriminación laboral hacia las mujeres, la violencia y por conducir trenes. Ver Video

El programa televisivo Ser Urbano este sábado 2 de septiembre emitio un especial de las mujeres ferroviarias del Sarmiento, donde contaron tanto sus vivencias en el ferrocarril como la enorme lucha que llevan adelante.

 

La delegada ferroviaria del Sarmiento Monica Schlotthauer nos relata cómo fueron los inicios de “Mujer Bonita es la que Lucha” en el ferrocarril Sarmiento y como las mujeres coparon los trenes.

De la primera reunión de mujeres, en 2009, a los últimos encuentros hay casi un abismo. "Eramos 14 chicas. Queríamos hacer un asado, pero nadie sabía. Para el último día nos juntamos 80 y ya tenemos quien prenda el fuego y se ocupe de la carne", compara.

El pedido inicial fue por más capacitación, para acceder a los puestos de las especialidades. La ecuación es más que simple: "si estamos en los cargos más bajos, también tenemos los peores sueldos", argumenta. Las respuestas en contra no tardaron en llegar: les decían que querían privilegios y que las podían arreglar con francos de más (los antiguos "días femeninos"). "Creo que pudimos demostrar que no es eso lo que buscamos".

De a poco, "las mujeres bonitas del tren" sumaron lugares como guardas -una especie de jefas del tren- y banderilleras. Y ya dieron varios pasos para acceder como maquinistas -el trabajo con más responsabilidad y mejor remunerado del escalafón. Hay 22 interesadas y van rebatiendo los argumentos en contra, hasta con denuncias por discriminación en el Inadi. "Nos dijeron que ninguna mujer había pedido ese cargo anteriormente y presentamos el caso de una mujer salteña que hizo juicio y tiene un fallo de la cámara provincial".

El tema del estrés postraumático, por los posibles accidentes, fue la siguiente desventaja presentada desde la conducción. "Pero está demostrado en psiquiatría que no hay diferencias en la recuperación entre hombres y mujeres. Es más, en algunas situaciones la mujer puede disociarse mejor del dolor".

Su sueño, de todas maneras, es seguir en el andén y jubilarse como guarda. "A mí me encanta el contacto con la gente. Eso no lo quiero perder". Y, por supuesto, que las mujeres ferroviarias dejen de ser una excepción.

 

Bordó Nacional