0
0
0
s2sdefault

User Rating: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

Ahora denuncian desplazamientos. parecería ser que el puente ferroviario ubicado sobre la Ruta Nacional Nro. 5 de Luján, no deja de dar problemas. 

Como todos recordarán, se trata del nuevo puente ferroviario que se comprobó en oportunidad de realizar las pruebas de resistencia que algunas locomotoras pasaban, pero muy ajustadas y los coches chinos no podían hacerlo.

El nuevo puente, con una inversión de 1200 millones de pesos, forma parte de la obra del bypass Luján que lleva adelante Vialidad Nacional sobre la RN5 en el marco de la obra de autopista Luján-Bragado. La estructura, que fue construida sobre las vías de la Línea Sarmiento, fue construida en el Astillero Storni en la Ciudad de Buenos Aires, con una innovadora tecnología. Está compuesta por dos trochas de 24 metros de longitud y otras siete piezas.
Posteriormente, la empresa constructora ideó una solución rápida y efectista: cortaron parte de los laterales con amoladoras. Sin embargo, los trenes siguieron pasando “raspando” y a baja velocidad.

A todo esto, hubo incluso presentaciones ante la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de la Nación mediante Proyecto de Resolución solicitando pedido de Informes al P.E.N. sobre diversas cuestiones relacionadas con la obra denominada "By Pass Luján" en la Ruta Nacional Nro. 5.
Pasados unos meses, nuevamente comienza a ser noticia dicho puente ferroviario pues miembros del Cuerpo de Delegados de la Unión Ferroviaria de la Línea Sarmiento denuncian que la estructura del mismo se habría desplazado 12 cm.
“Lo que sucedió es que los tramos se empezaron a desplazar uno del otro, produciendo una luz cada vez más grande entre ellos”, precisó el delegado de la U.F.
Según explicó, al momento de la inauguración del puente había distancia entre 2 y 3 centímetros de luz por tramo y ahora hay hasta 12 centímetros. Con un agravante: el desplazamiento se produjo en menos de tres meses. También se detectaron falencias de construcción que produjeron otros movimientos en la estructura que hacen que incluso trabajar sobre el puente “sea peligroso”, según indicó Hormachea.

La lista de anomalías incluye, además, “la falta de abulonados” y las consecuencias del corte que se hizo para ensanchar la sección, que llevó a que se haya “debilitado el material de la estructura”, algo sobre lo cual se había advertido en su momento. Además, subrayaron que “el tratamiento posterior no fue acorde porque no hubo arenado ni sellado de material” con lo cual habrá un efecto de corrosión. “El puente tiene que ser reparado y puesto a punto. Es una obra nueva, mal hecha y tienen que hacerla como corresponde”

Ahora se espera que el Ministerio de Transporte de la Nación informe qué actitud va a tomar, de comprobarse la anomalía denunciada, ya que corren peligro las formaciones ferroviarias que día a día circulan por dicho puente ferroviario. Fuente: El civismo

Bordó Nacional